Suplementos minerovitamínicos: ¿cuándo tomar?

El cansancio o la fatiga crónica, pueden indicar que se están produciendo carencias de determinados nutrientes, que es conveniente compensar. Esta compensación puede ser hecha a través de la toma de suplementos minerovitamínicos.

El ritmo de vida actual, cada vez más estresante, junto con una alimentación poco equilibrada, en la que se descuidan los nutrientes esenciales, conducen irremediablemente a una falta de energía y la sensación de fatiga, irritabilidad y debilidad muscular.

Este cansancio generalizado suele indicar que se están produciendo carencias, las cuales es necesario compensar. En efecto, en las últimas décadas, incluso en los países más desarrollados, se han manifestado deficiencias de algunas vitaminas y minerales, en especial de las vitaminas A, D y del grupo B, sobre todo ácido fólico –, hierro, zinc y magnesio. A todo esto, hay que sumar la presencia en nuestra alimentación de la llamada “fast food”, así como de pre-cocinados y alimentos cada vez más elaborados, que no ayudan en absoluto.

Solucionar las carencias

Para evitar estas carencias, cada vez más personas recurren a los suplementos nutricionales. Estos son preparados, disponibles en farmacias y tiendas de dietética, que proporcionan vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos y otros nutrientes, todos ellos necesarios para el organismo humano.

Aunque lo más recomendable es adquirirlos a través de los alimentos, en determinadas situaciones, o, simplemente, cuando se produce un aumento de la actividad física o intelectual, los suplementos pueden ayudar a solucionar algunas carencias.

El problema es cuando se recurre a su uso indiscriminado, para compensar las dietas poco equilibradas, ya que el abuso de algunas vitaminas puede dificultar la absorción de otros nutrientes por parte del organismo.

Por lo tanto, el objetivo no debe ser el de tomar grandes cantidades de suplementos, pero sí incorporar los más adecuados a las necesidades de cada persona, siempre bajo control médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *