Preservación de la fertilidad femenina: ¿cuáles son las opciones?

La vitrificación de ovocitos es una de las técnicas de procreación médicamente asistida que permite ampliar el potencial reproductivo de algunas mujeres.

La capacidad reproductiva de la mujer es, en gran parte, determinada por la cantidad y calidad de los ovocitos que existen en sus ovarios. La mujer nace con todos los ovocitos que va a utilizar durante su vida reproductiva, y se estima que una mujer tiene la oportunidad de ovular y quedar embarazada alrededor de 400 veces. La edad es, por tanto, el factor predominante para el éxito del embarazo, ya sea de una forma natural, o a través de las técnicas de procreación médicamente asistida.

La posibilidad de quedar embarazada en una mujer hasta los 30-32 años es de alrededor de 20% por intento y, al cabo de un año, cerca de 80% de las parejas consiguen un embarazo, si no hay problemas. Este valor es satisfactorio, pero no para los 15-20% de las parejas que tienen problemas para conseguir un embarazo en ese período, siendo que muchos tendrán la necesidad de tratamientos de fertilidad.

Además de la edad, hay situaciones que llevan a una disminución acentuada de los ovocitos y obviam un embarazo. Varias enfermedades cancerígenas son tratadas agresivamente por drogas citotóxicas o radiaciones, que acaban también por la destrucción de los ovocitos y hacen a la mujer infértil. Con la mejora de las tasas de curación de cáncer en mujeres jóvenes y niños, la perspectiva de un embarazo futura es un factor muy positivo para sus vidas. También las cirugías a los ovarios pueden disminuir la posibilidad de embarazo.

TÉCNICA DE VITRIFICACIÓN

Las técnicas de fertilización in vitro y la congelación de embriones ayudan a miles de parejas a tener hijos en todo el mundo. Una de las técnicas, llamada vitrificación, permite con éxito criopreservar embriones, espermatozoides y ovocitos, para una utilización futura. Esta técnica puede ser utilizada en las pacientes oncológicas, antes de recibir el tratamiento citotóxico.

La misma técnica puede ser utilizada también para la preservación de la fertilidad por motivos sociales. Las mujeres jóvenes que desean posponer el embarazo por falta de pareja o por razones profesionales, pueden esmaltar sus ovocitos para poder ser utilizados posteriormente en la fertilización in vitro, en caso de no poder quedar embarazada naturalmente. Es un don de sí para sí misma.

Si la vitrificación de los ovocitos antes de tratamientos cancerígenos es un procedimiento aceptable, la preservación de los ovocitos por motivos sociales ha tenido una difusión más lenta en la mayoría de los países, debido al desconocimiento de las técnicas y de los costes.

Los hombres ya tienen la oportunidad de criopreservar espermatozoides hace más tiempo, ya que son más fáciles de mantener que los ovocitos. Pero el éxito de la supervivencia de los ovocitos y el aumento de las tasas de embarazo después de su uso permite que la vitrificación de los óvulos pueda ser más difundida. La técnica de vitrificación, ya se utiliza en muchas clínicas de fertilidad, para criopreservar ovocitos y embriones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *