Infecciones de las vías respiratorias altas: ¿qué hacer?

Oídos, nariz y garganta sirven, entre otras cosas, para filtrar el aire que respiramos y, también, todos los gérmenes y virus en suspensión. Constituyen la primera barrera de protección del organismo y es eso, precisamente, lo que los hace vulnerables.

Para ilustrar mejor la gran vulnerabilidad del conjunto oído-nariz-garganta, podríamos empezar por recordar lo que pasa con las ventanas de una casa: cualquier inclemencia del tiempo, un cambio brusco de temperatura o una atmósfera excesivamente contaminada dañan, en primer lugar, las puertas de entrada y las ventanas; de la misma forma, los órganos son las primeras víctimas del medio ambiente. De ahí la importancia de mantenerlos saludables y en la mejor condición para poder hacer frente a los virus, bacterias y otros agentes que puede ingresar en nuestro organismo.

Las infecciones de las vías respiratorias altas afectan a los senos nasales, la faringe y la laringe y se adquieren al inhalar aire con virus o bacterias en suspensión. En muchos casos, sin embargo, las simples afecciones de la nariz y de la garganta tienen un origen irritativo e, incluso, psicosomática; por lo que no todas las infecciones provienen de la influencia del ambiente. Muchos expertos coinciden al afirmar que, en una amplia gama de casos, el estrés y la falta de descanso alteran estas vías, causando molestias que se confunden, a veces, con el resfriado común; cuando en realidad se trata de un proceso de irritación propiciado, muchas veces, por la misma persona que lo sufre.

Los mismos expertos afirman que una de las medidas más indicadas para combatir un resfriado es quedarse en la cama, para que el organismo pueda más fácilmente regenerarse; por el contrario, si te empeñas en ir a trabajar y en recurrir a los medicamentos para aliviar los síntomas, la única cosa que se consigue es ampliar el estado catarral.

En caso de una infección de las vías respiratorias altas, lo ideal es descansar, acudir con un médico y consumir alta cantidad de vitaminas, en especial la C; que ayudará a que el sistema respiratorio recobre la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *